La Dra. Cristina de Castro y el Dr. Martínez-Ballesteros llevan a cabo una electroporación irreversible en el Hospital Ruber Internacional

“En el año 2023 se diagnosticaron cerca de 30.000 casos nuevos cáncer de próstata en España. Las opciones de tratamiento con intención curativa deben individualizarse y atender a las características del tumor y al estilo de vida de cada paciente.

Gracias al diagnóstico precoz del cáncer de próstata, cada vez es más frecuente identificar a pacientes en etapas precoces de la enfermedad y con tumores de menor agresividad.” – Dra. Cristina de Castro

Durante el pasado mes de mayo, la Dra. Cristina de Castro y el Dr. Martínez-Ballesteros llevaron a cabo un caso de electroporación irreversible para el tratamiento del cáncer de próstata.

Los tratamientos radicales con intención curativa incluyen la prostatectomía radical y la radioterapia, así como tratamientos ablativos completos de la glándula prostática. A su vez, dependiendo de las características del cáncer que tenga el paciente podría ser candidato a un tratamiento focal.  El objetivo de esta terapia focal es tratar sólo la zona enferma de la próstata, respetando el tejido sano y las estructuras responsables de la función eréctil y la continencia.

La Dra. Cristina de Castro nos cuenta más sobre el tratamiento focal y nos explica cómo llevaron a cabo el procedimiento:

“Lo primero, para poder ofrecer un tratamiento focal, debemos tener la certeza de que conocemos la localización exacta de la enfermedad apoyando nuestro diagnóstico en la Resonancia Magnética (RM) y la biopsia fusión.

Una vez conocida la localización exacta de la lesión podremos proponer diferentes formas de energía para su tratamiento: electroporación irreversible (IRE), crioablación o HIFU.

En este caso, la técnica elegida fue la electroporación irreversible, uno de los tratamientos disponibles con mayor precisión en el campo de la terapia focal del cáncer de próstata.

El procedimiento lo realizamos en el Hospital Ruber Internacional de Madrid rodeados de todo el equipo tecnológico y humano de excelencia que la técnica precisa.

Tras la realización exitosa del procedimiento bajo anestesia y monitorización continua, nuestro paciente recibió un alta temprana que permitió el regreso a su ciudad de origen en menos de 24 horas tras el procedimiento.

La terapia focal prostática se erige así, como una alternativa terapéutica que permite una mejor preservación de la vida sexual de nuestros pacientes con cáncer de próstata. Es una técnica segura que permite ser realizada en unidades de corta estancia, permitiendo la pronta incorporación de nuestros pacientes a su vida cotidiana.”